Abogado de Casos de Armas de Fuego en Tampa

Si a usted lo han acusado de un delito involucrando un arma de fuego en Tampa, la Florida, un abogado experimentado en estos casos le informará que tanto el estado de la Florida como el gobierno federal tienen leyes que controlan la tenencia y uso de armas de fuego.

Aunque la Suprema Corte de Estados Unidos ha opinado que la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos le garantiza el derecho de portar armas de fuego, la Corte también ha determinado que ese derecho tiene sus límites y que las leyes de la Florida y las federales pueden regular el derecho de ser propietario de armas de fuego y cómo se han de utilizar. Un abogado experimentado en casos de armas de fuego está acostumbrado a las complejidades de casos de armas de fuego y puede lidiar para asegurar que se protejan sus derechos.

Si a usted lo han acusado de un delito involucrando un arma de fuego en Tampa, la Florida, y usted busca el mejor abogado defensor de casos de armas de fuego en Tampa, contáctese hoy con el bufete de derecho de David C. Hardy.

Las leyes de la Florida que regulan armas de fuego

La legislatura de la Florida ha ratificado varias leyes penales que regulan las armas de fuego, incluyendo el delito portar armas en Tampa y el delito de tener un arma en su poder si hay antecedentes graves en su historial.

Estos cargos son graves porque tienen la potencial de resultar en condenas de presidio. Un abogado ducho y diligente en casos de delitos de armas de fuego en Tampa puede lidiar para proteger sus derechos y se esforzará para obtener los mejores resultados posibles en su caso.

Las leyes de la Florida prohíben portar armas de fuego ocultas

Bajo las leyes de la Florida, se prohíbe que una persona porte armas de fuego ocultas a menos que haya sacado una licencia para portar armas ocultas.

En la Florida, para condenar a un acusado de portar armas ocultas, el fiscal tiene que probar dos cosas, Primero, tiene que probar que el acusado a sabiendas llevaba el arma de fuego cerca o en su persona. Segundo, el fiscal tiene que probar que el arma de fuego estaba oculta de la vista normal de otros.

En los tribunales de la Florida, el llevar un arma oculta es un delito grave de tercer grado punible por un máximo de cinco años de presidio.

Si usted ha sido acusado de portar un arma de fuego oculta en Tampa, la Florida, y usted busca el mejor abogado defensor de casos de armas de fuego, contáctese con el bufete de David C. Hardy inmediatamente y obtenga la ayuda que necesita hoy.

Las leyes de la Florida que regulan aquellos con un antecedente grave que tienen un arma de fuego en su poder

En la Florida, es en contra de la ley que una persona que tenga una condenada de un delito grave en sus antecedentes posea o tenga en su poder un arma de fuego. Para condenar a alguien de tener un arma en su poder siendo convicto de un delito grave, el fiscal tiene que probar dos cosas. Primero, tiene que probar que el acusado tiene una condena por cometer un delito grave. Segundo, tiene que probar que después de la condena, el acusado a sabiendas poseyó un arma de fuego.

“Convicto” significa que un juez determinó que la persona cometió un delito. Si el juez retiene la adjudicación de culpabilidad no se cuenta como un convicto.

¿Qué significa la frase “poseer un arma de fuego”?

Hay dos formas en que alguien puede poseer un arma de fuego.

Primero, alguien puede tener posesión real física de un arma de fuego. La tenencia física de un arma de fuego significa que la persona está al tanto de la presencia del arma de fuego, y:

  1. El arma de fuego está en la mano de alguien o en su persona
  2. El arma de fuego está en algún receptáculo que está en la mano de alguien o en su persona
  3. El arma de fuego está tan cerca que está a la mano y bajo el control de la persona

Segundo, una persona puede tener posesión simbólica de un arma de fuego. Tenencia simbólica significa que la persona está al tanto de la presencia del arma de fuego, el arma de fuego está en un lugar sobre el cual ejerce control la persona y la persona tiene la capacidad de controlar el arma de fuego.

¿Cuáles son las penalidades en un tribunal del estado de la Florida para aquellos condenados por tener armas de fuego que tengan delitos graves en sus antecedentes?

En la Florida, uno que tenga un delito grave en sus antecedentes y esté en posesión de un arma de fuego comete un delito de segundo grado punible por un máximo de:

  • 15 años de presidio
  • Una multa de $10,000.00
  • 15 años de libertad a prueba

Sin embargo, si el acusado es convicto de posesión real física o la tenencia misma del arma de fuego, el juez tiene que imponer una sentencia presidiaria mínima de 3 años.

Si a usted o a un ser amado lo han acusado de ser un convicto en posesión de un arma de fuego en Tampa, la Florida, y busca el mejor abogado defensor de Tampa, contáctese con el bufete de David C. Hardy inmediatamente y obtenga la ayuda que necesita hoy.

Tenencia de un arma de fuego por alguien con un delito grave en sus antecedentes

Casos de delitos federales involucrando armas de fuego son extremadamente graves. Una agencia federal que frecuentemente investiga casos de armas de fuego a nivel federal es el Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de fuego (Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms-siglas ATF). Los agentes ATF están muy capacitados y son sumamente profesionales. Para todos fines prácticos, el ATF y los fiscales federales tienen recursos ilimitados para utilizar en contra de un acusado que tiene en juego su reputación, habilidad para ganarse la vida, y libertad. Un abogado defensor federal en Tampa puede lidiar para proteger sus derechos y afanarse para obtener el mejor resultado posible en su caso.

Un delito común federal es poseer un arma de fuego alguien que tiene un antecedente grave. Es un delito federal que alguien que haya sido convicto de un delito grave posea un arma de fuego en un estado o que afecte comercio interestatal o extranjero.

A un acusado se puede determinar que es culpable de este delito solo si el fiscal puede probar fuera de toda duda razonable que:

  1. El acusado a sabiendas poseyó un arma de fuego en un estado o afectó comerció interestatal o extranjero; y
  2. Antes de poseer el arma de fuego, el acusado había sido convicto de un delito grave—punible por un término de presidio de más de un año.

El término “comercio interestatal o extranjero” incluye el movimiento de un arma de fuego de un estado a otro o entre Estados Unidos y cualquier país extranjero. Bajo las leyes actuales, si el arma de fuego (incluya hasta las balas) fueron fabricadas fuera del estado de la Florida, se conceptúa que el arma de fuego (o balas) se han trasladado en comercio interestatal o extranjero.

Un abogado que representa casos de armas de fuego en Tampa para revisar las pruebas del gobierno, y asegurar que se protejan sus derechos constitucionales.

¿Cuáles son las penalidades a nivel federal por poseer un arma de fuego alguien que tenga un antecedente grave?

La pena máxima para alguien que tenga un antecedente grave y posea un arma de fuego es diez años de presidio. Sin embargo, bajo la ley de delincuente habitual armado (Armed Career Criminal Act), si el acusado viola esta ley y tiene tres condenas previas por un delito grave violento o un delito grave de drogas, o ambos, cada uno cometido en diferentes momentos, el acusado se enfrenta a una pena mínima obligatoria de 15 años de presidio.

Si usted o un ser amado ha sido acusado de tenencia de un arma de fuego siendo un convicto de un antecedente grave, y usted busca el mejor abogado defensor de Tampa, contáctese con el bufete de David C. Hardy inmediatamente y obtenga la ayuda que necesita hoy.

¿Busca usted el mejor abogado defensor de casos de armas de fuego para representarlo a usted en un caso penal?

El abogado defensor en casos de armas de fuego, David C. Hardy, fue fiscal y ahora representa a personas acusadas en casos de armas de fuego. El abogado David C. Hardy está certificado por el Colegio de Abogados de la Florida y el Colegio Nacional de Abogados Defensores Procesales como perito en derecho procesal penal. Como fiscal y abogado defensor, tiene amplia experiencia en el manejo de cargos de armas de fuego tanto en los tribunales de la Florida como en los federales.